Twitter Updates

Pide tu cita

Pide uncontodo

Aromaterapia

Aromaterapia

Los aromas que desprenden algunas plantas derivan con frecuencia de poderosas sustancias curativas, los aceites esenciales, que pueden ayudarnos a solucionar algunos de los problemas de salud que surgen cuando se rompe el equilibrio físico o mental. Estas potentes esencias volátiles, que se hallan ocultas en unas diminutas glándulas de la planta, tienen numerosas propiedades beneficiosas que son aprovechadas por la aromaterapia para aumentar la vitalidad y mejorar el estado de salud.

La utilización de hierbas aromáticas para purificar el cuerpo y la mente y restablecer el equilibrio de ambos se remonta a épocas muy antiguas; en Oriente, se empleaban alambiques primitivos hace unos 5.000 años, aunque, probablemente, se utilizasen más para producir perfumes que para obtener aceites esenciales. En el antiguo Egipto, los perfumes y las resinas aromáticas formaban parte de las ceremonias y rituales, y los ricos se perfumaban con ungüentos aromáticos que elaboraban mediante infusión de plantas aromáticas en sustancias oleaginosas o grasas. En el proceso de embalsamiento se empleaban, sin duda por sus propiedades conservantes, aceites de cedro e incienso con los que se impregnaban los vendajes de las momias. No sabemos a ciencia cierta qué conocimientos tenían los antiguos sobre los poderes curativos de las plantas, pero en los textos médicos ayurvédicos de la India primitiva se citan esencias aromáticas como parte integrante de muchos de sus tratamientos. Algunas civilizaciones posteriores, entre las que destacan por su importancia la griega y la romana, desarrollaron las aplicaciones de estas esencias en rituales y ceremonias de carácter religioso y, por lo que respecta a sus propiedades curativas, disponemos de documentos que indican que cada vez se tenía mayor conciencia de las mismas.

En todas las religiones se han usado siempre los aceites esenciales para pasarle a la gente en la cabeza y el cuerpo dejarlos más limpios en cuerpo y alma. En la Biblia se nombran diferentes aceites esenciales más de 200 veces y parece que los usaban los apóstoles que seguían a Jesús y Jesús para hacer sus milagros y curaciones. De acuerdo la religión judeo-cristiana, Cuando Jesús cuando nació los 3 Reyes Magos le regalaron incienso, mirra y oro.

Por otra parte, cuando se huele algo se evoca la memoria emocional, se puede relacionar las emociones. Así, la memoria asociativa de aromas y situaciones generan el aprovechamiento de los aceites para uso terapéutico, pues la conciencia registra el aroma con la ambientación. Algunos aceites tienen la propiedad de transformar y equilibrar nuestras emociones, reduciendo la ansiedad, la depresión o la fatiga mental.

La aromaterapia actúa sobre los planos sutiles por ello ayuda a la meditación, visualizaciones, concentración y a todas aquellas técnicas destinadas a buscar el equilibrio y armonía interior.

Al estudiar la Aromaterapia nos concentraremos en el sentido del olfato y del tacto ya que de ellos depende beneficiarse de los aromas. Las investigaciones han demostrado que las personas responden a los olores a un nivel emocional superior al de los otros sentidos. Un aroma puede desencadenar toda una sucesión de recuerdos casi olvidados - la zona del cerebro asociada con el olor es la misma que la de la memoria. La región olfatoria es el único lugar de nuestro cuerpo donde el sistema central está relacionado estrechamente con el mundo exterior, de este modo, los estímulos olfativos llegan directamente a las centrales de conexiones mas internas de nuestro cerebro. Las neuronas de la región olfatoria son neuronas sensitivas primarias y forman parte de las neuronas cerebrales.

Escríbenos y busca tu salud espiritual y equilibra tus espacios en este siglo XXI